Escríbanos! Mapa de Sitio Volver a la Home
Biblioteca Links de Interés Archivo Fotográfico
ALCHA
Enfermedad
Colabore con Nosotros
Contáctese con nosotros

TESTIMONIOS
 
Para poder comprender una problemática tan silenciada, un buen paso es justamente oírla. Más si quienes nos lo están comunicando son propios protagonistas. En esta sección incluimos una serie de testimonios de personas chagásicas que asisten a ALCHA para sus tratamientos.
 
Léalos y escúchelos haciendo clic sobre el icono del audio. Ellos tienen mucho por decir, y más aun por andar.
 
       
 
 
  JUAN ROMERO, 66 AÑOS
 
Yo me enteré cuando tenía 51 años, porque me hice un examen de rutina en la empresa donde trabajo y ahí me dio que tenía chagas. (..) Cuando me dijeron que tenía mal de chagas, no me gustó nada, por eso fui a sacarme los análisis y después el doctor me dijo que lo llevaba muy bien, cuáles son los síntomas, que no sentía ningún síntoma, salvo el dolor de pecho intenso a veces. (…)
 
  Yo tuve problemas del corazón, tuve dos o tres infartos (..) pero era el corazón agrandado, el corazón que duele (…) que es el de mal de chagas. El último infarto lo tuve en el año 82 (…) dos veces antes … tres con el ultimo, que me quede inconciente durante 4 horas, estaba trabajando en el colectivo, me rompí toda la boca, me agarró como un ataque (…)pero yo creí que era del corazón no sabia que era chagas…
   
  Y así llegué acá, no sabía nada (..) por ejemplo, antes, ignorándolo, daba sangre..
y ahora vengo periódicamente aquí cada tanto (..) Busco un apoyo, porque al decirme que no tiene cura, que no tiene tratamiento, imagínese. (…) Uno busca un apoyo una esperanza. (…) Ellos están trabajando sin fines de lucro, y bueno sin recibir nada, están buscando, yo tengo la esperanzas de que puede ser que haya algo.. (…) que la ciencia llegue a algún descubrimiento.(…)
   
  Estoy trabajando actualmente, lo único no me siento en la oficina porque me quedo dormido… espero que nadie me vea durmiendo … Es uno de los síntomas tener sueño. Hará un año que siento sueño, y duermo duermo y duermo.
   
  Cuando llego aquí me siento mejor, me gustaría que algún día me digan, mire, por fin hay una solución…
   
  Escuchar Testimonio en WinRar (35 MB)
 
  Para poder descomprimir este archivo usted deberá tener instalado en su PC el programa WinRar. Si aún no lo tiene descarguelo haciendo click aqui
 
     
 
Subir
 
       
 
    JUAN ANTONIO ALAINZ, 58 AÑOS
 
Yo llegué al ALCHA porque mi señora quedó embarazada y se trató en el Hospital de Clínicas y entonces yo tuve que donar sangre y ahí me descubrieron el mal de chagas. (…) Ahí me derivaron a otra institución, y después también a un hospital, y de ahí vine para acá. (…) Hace 20 años que estoy tratándome (…) y vengo dos veces en el año para los controles (…) confiado en que me van a tratar bien.
 
  Es (…) mas personalizada la atención y todo porque en el hospital es distinto, va mucha gente entonces lo atiende así nomás, superficialmente. En cambio, acá uno se siente más contenido. Cuando me enteré que tenía Chagas sentía que … bueno empecé a averiguar lo que era la enfermedad, que ataca el corazón, que riesgo de muerte (…) me asuste un poco.. y cuando vine acá ya me explicaron bien cómo era el tema y entonces me empecé sentir mucho mejor.
   
  Que el problemas sea mejor visto por el gobierno, que ayude, que apoye porque pienso que tendría que darle algún subsidio incluso para que atiendan mas gente y tengan mas medios (…) Confío mucho en la institución, en ALCHA, a mi siempre me han tratado muy bien.
   
  Es una enfermedad que es asintomática, uno no se da cuenta que la tiene. Hay que hacerse los estudios, mas si uno viene del norte especialmente. Debe ser que me contagié allá (…) me picó la vinchuca allá en el norte, en Ingenio Ledesma , Jujuy..
   
  Sería interesante mejorar el hábitat donde uno vive porque es inevitable, la vinchuca va a estar siempre presente en los ranchos, en paredes con grietas, entonces es ahí donde se ubica el animal (…)Pienso que no se hace nada como para tratar de palear mas la enfermedad… siento que sigue igual, la gente afuera está expuesta como siempre, hasta que no cambie todo, no se si algún día cambiará .. es medio bravo.
   
  Un poco creo que se discrimina en el trabajo… Últimamente me hicieron un estudio y salio que tenía chagas, pero estoy trabajando bien, sin ningún problema (…) les dije que estaba en tratamiento y que no tenía problemas (…) Pero creo que al que inicia el trabajo nuevo si le sale la enfermedad (…) no lo toman. Es una forma de discriminar, al chagásico se lo discrimina, pero hay tantos chagásicos que son asintomáticos que están bien y puede trabajar tranquilamente.
   
  Antes que no lo tenía pensaba de una manera. Cuando ya lo tuve pensé más en cuidarme, en controlarme. Y eso me hizo bien (…) dentro de lo malo que es.
   
  Escuchar Testimonio en WinRar (28 MB)
   
  Para poder descomprimir este archivo usted deberá tener instalado en su PC el programa WinRar. Si aún no lo tiene descarguelo haciendo click aqui
 
     
 
Subir
 
       
 
 
  LORENZO CHAZARRETA, 38 AÑOS
 
Llegué al ALCHA hace 18 años (…) me hicieron el diagnóstico cuando entré al Servicio Militar y de ahí me derivaron al ALCHA. En ese momento no había una dimensión, no sabía qué tan grave era la enfermedad. No tenía noción ni yo ni mi familia. Ni imaginábamos que yo podía tener el Chagas. (…) Tengo familiares que tienen el Chagas y no se tratan. (…) Estuve cerca de 10 años sin venir después de haber estado un año o dos con el tratamiento. Volví por motus propio.
 
  Acá siempre me trataron bien desde el primer momento y mucho más después de no haber venido por 10 años. Se acordaban perfectamente de mí. (…) Los profesionales siempre tienen buena onda y una muy buena predisposición (…) hay mucho profesionalismo. (…) Sabía que acá estaba lo básico de todo lo que hicieron, el principio de todo. Los análisis, la historia clínica, etc. Catalina es una persona muy luchadora, con mucho coraje. (…) A pesar de todas las trabas y dificultades, ella pelea muchísimo por la institución y por nosotros en forma directa. Ella ve una dificultad y no se achica. Nosotros estamos agradecidos.
ALCHA necesita un apoyo y reconocimiento mucho mayor del que nosotros podemos dar como parte de la familia. De alguna forma somos una familia. Cada vez que vengo Caty siempre me presenta pacientes nuevos o nos reencontramos con algunos (…). Tratamos de que los que vengan por primera vez no se sientan extraños ni con temor a nada. (…)
   
  Yo diría que tapar el Chagas es tapar la verdadera realidad de la pobreza (…) una gran parte de la marginalidad El Chagas es una forma de decir o de contradecir lo que el oficialismo o el Estado quiere negar. Siempre dicen que la pobreza está disminuyendo pero uno ve que no.(…) Hay gente muy marginada. (…) No solo hablo del interior (…) Cruzás la General Paz y existe la gran pobreza y las enfermedades. El Chagas tiene una cifra muy grande, entonces revelarla o decir que verdaderamente hay tantos millones de enfermos es como decir qué pasa acá. ¿Hay pobreza o la estamos bajando?
   
  No me siento discriminado (…) tuve la suerte de trabajar, de declarar la enfermedad porque de alguna forma se refleja en los estudios médicos (…) Han aceptado la enfermedad.
   
  (…) Es una forma de tomar conciencia de lo difícil que es la situación para el enfermo que no tiene los medios necesarios para venir acá. Habría que instalar una sede en el interior del país para hace tratamientos directos. Eso sería de diez.
   
  Escuchar Testimonio en WinRar (47 MB)
   
  Para poder descomprimir este archivo usted deberá tener instalado en su PC el programa WinRar. Si aún no lo tiene descarguelo haciendo click aqui
 
     
   
Subir
   
   
   
   
  Anécdota de Color:
  ENTRE JUEGOS Y BOLITAS
   
  Muchas de las personas que llegan a ALCHA traen consigo historias y vivencias que merecen ser contadas. Una de ellas, muy simpática, relata cómo de pequeños algunos chagásicos jugaban a las bolitas con las vinchucas. Esto se debía a que el animal se hincha luego de alimentarse, lo que le otorga una contextura regordeta, ideal para un buen partido de bolitas.
Otra diversión utilizada con este bichito eran las carreras de vinchucas. Muy fácil, al huir continuamente de la luz, el insecto corría en búsqueda de un lugar donde esconderse y eso lo convertía en un verdadero maratonista.
   
   
Subir
 
   
Sitio Auspiciado por
Sitio Auspiciado por Telecom